De humilde pulpería llegó casi hasta Universidad – Por Miguel Cabrera Arriaga

Edificio Greising Nueva Helvecia

Ay, ay, ay…¿Cómo les cuento esta historia?…¿como lo hacíamos en la escuela?, recuerdo que poníamos: “había una vez, y arrancábamos”…o podría hacerlo: “corría el año tal”, o de esta forma que elegí ahora, mejor así, como lo haría una agencia de noticias de aquellos años: …Atención, a esta información de último momento, basándonos en el Censo del año 1865, recientemente presentado por Doroteo García director de la Sociedad Agrícola del Rosario Oriental, acaba de arribar el inmigrante José Greising desde Baviera, Alemania en Agosto de 1863, y en Septiembre de 1864 llegaron su señora María Wibmer y su hija María desde cantón St.Gallen, Suiza, y ya se establecieron en 61 cuadras de campo que adquirió el inmigrante a la empresa bancaria Siegrist y Fender… Por otro lado, tengo que incorporar en esta historia, al señor César Fripp que era hijo de Natalio Fripp, también inmigrantes establecidos en la zona del actual barrio Retiro, o barrio Uruguayo como también lo denominamos.

Muy bien, desde este momento tengo ya presentes dos familias para seguir trabajando otros detalles. Aquí les tengo que decir que pasó el tiempo rápidamente, como lo hacen en las películas, aunque en la realidad no siempre es así, y me voy ya acercando al año 1889 donde encontré otras referencias para continuar con la historia. Vuelvo entonces a referirme a don César Fripp, su señora era Emilia Greising. El señor Fripp, yerno del inmigrante don José Greising, comenzó como empresario en el propio barrio que ya mencioné y como las cosas le iban bastante bien hizo un agregado a su actividad formando un molino de elaboración de harina y un tipo de raciones que comenzó a trabajar en la esquina de la actual 25 de Agosto y avenida del puerto de entonces, ahora avenida Gilomén, donde está actualmente el bazar de la empresa Huber. Frente a su nuevo galpón de molienda, calle por medio, en un terreno aún bastante desolado por entonces formó con gran visión comercial una Pulpería como se decía por entonces, a un tipo de almacén y tienda, o ramos generales como así también se le denominaba. ¿Ahora porque mencioné el año 1889?, sin duda pasa algo en el mismo. Vamos a ambientarnos un poco, en el año 1889, todo era bastante desolado, cabe mencionar que el primer tren por la estación de Nueva Helvecia, o la colonia suiza como también la denominaban, sucedió recién diez años más tarde hecho que sin duda traería progreso en esos años de comienzo y transformaciones. La Presidencia de la República estaba a cargo de Máximo Tajes en ese tiempo. Faltaban varios años aun para las revoluciones de 1897 y 1904.

Muy bien, pero recordemos que la señora del empresario Fripp era de apellido Greising, el deseaba retirarse de la actividad comercial para hacerlo en otro rubro, la agropecuaria. Con este motivo, ofrece a su cuñado Teodoro Greising Wibmer que ya estaba trabajando con él en La Pulpería, dicha empresa, y este último se une con su hermano Guillermo Greising Wibmer que era muy joven por entonces, y ambos a partir de ese momento forman la empresa Teodoro y Guillermo Greising. Lo hacen con un pequeño capital de 6000 pesos, en base a un préstamo bancario. Ellos inicial las actividades comerciales con dificultades en principio otorgando a sus nuevos clientes créditos basados en el capital prestado por el banco. Pero resulta que por el año 1892 hubo una gran seca que afectó el cobro de los créditos que ellos, los noveles empresarios habían otorgado a sus clientes y además sumado a una crisis bancaria que llevó a que el banco Mauá que fue el primer banco en Uruguay quebrara, y por lo tanto las empresas que con ellos trabajaban. ¿Que pasó? Resulta ser que ese préstamo que habían obtenido del banco prácticamente se les había ido todo en el otorgamiento a sus propios clientes de crédito y como consecuencia de la quiebra bancaria no podían obtener nuevos préstamos para ir llevando más adelante la crisis, y ¿cómo se arregla la cosa entonces para devolver el dinero que ya no tenían porque sus clientes tampoco les podían pagar consecuencia de esa gran sequía? Sin duda sin querer se habían metido en un verdadero aprieto, al que se debe obtener una rápida solución porque si no los intereses de mora que debían afrontar se “los comería”, como se dice. Pero, eran personas inteligentes y jóvenes.

Se les ocurrió a los noveles empresarios, una interesante idea, solicitar a sus proveedores el otorgamiento de extensión de plazos para el pago con interés del 12 por ciento anual por el término de un año. Es justamente en tal situación que Guillermo Greising uno de los fundadores de la hasta ese momento Pulpería, emprende viaje hacia la República Argentina para concretar negocios y poder así salir de la situación tan incómoda en la que se encontraba la empresa en ese momento y por tanto queda a cargo de la misma su hermano Teodoro Greising junto a su señora Rosa Hodel, quienes con gran entusiasmo se ponen al frente del comercio mientras dura la ausencia de su hermano enfrentando situaciones complejas que van sorteando en base a mucho trabajo y capacidad. Pasa el tiempo, y don Guillermo logra hacer ganancias que le permiten a su regreso saldar todas la cuentas con sus proveedores y contar a partir de ese momento con créditos frescos que le otorgan un impulso impresionante a la empresa, y de a poco fueron recuperando el capital inicial. De acuerdo a veteranos que conocen por boca de sus ancestros más detalles, nos comentaron que tanto Guillermo como Teodoro siempre reconocieron el apoyo que les habían brindado en esos difíciles momentos dos personas: Raimundo Schmid y Antonio Hodel. Mientras ya por el año 1904 nuestro país se encontraba sumido en conflictos revolucionarios, Teodoro Greising con gran intuición comercial, se ausentó hacia Alemania y Suiza para tratar de hacer todos los trámites y conexiones para comenzar a importar mercadería de aquellos países europeos. Unos seis años después, ya en el año 1910, Teodoro se retira de la actividad comercial dedicándose a la actividad agropecuaria. Pero, debemos hacer notar que fue por aquellos años integrante de la Junta Local, de la Sociedad de Fomento, uno de sus fundadores, dirigente de la Corporación Católica y también del Centro Helvético.

Y, a partir de ese momento la empresa continua con el rótulo: Guillermo Greising, el capital ya era totalmente distinto, 50.000 pesos. En ese año 1910, en un estudio de marketing de la empresa se imprimió como un verdadero sello “La Honestidad”, y, eso fue el motivo para captar clientes que comenzaron a llegar desde todo el departamento, y también la relación con los mayoristas tanto uruguayos como europeos con sus representaciones de marcas.Se comenta que Don Guillermo, había hecho carne en sí un pensamiento que aún hoy luego de tantos años por aquí perdura: “No dejo fortuna a mis hijos, pero sí mi gran crédito, y hoy puedo morir con la tranquilidad de que no defraudé la confianza de nadie, en mis cuarenta años de negocio”. Es a partir del 1 de Febrero de 1928 que la empresa pasa a llamarse Greising Hermanos, dirigida por sus hijos: Juan, Julio, Alfonso, Oscar, Gerardo. Los mismos se hacen cargo de la administración y la dirección de todos los establecimientos.

A partir de esta nueva directiva comenzó la gran expansión. Para dar solamente un pantallazo: había en el año 1929 registrados como clientes con la empresa a 70334 personas. Se negociaba con productos de granja, agencias de automotores, talleres mecánicos y chapa pintura, venta de maquinaria agrícola, cosechadoras, Tractores, automóviles, camiones, maquinaria para la industria lechera, amplios depósitos de granos, abonos, insumos, almacén, ferretería, tienda, agencia de seguros, distribución de combustibles de Ancap para una amplia zona, agencia Ford, agencia Westfalia, artículos del hogar, bazar. Además contaba con una recién establecida sucursal en Tarariras y la ciudad de Montevideo, con importaciones y exportaciones hacia todas partes del mundo y varios otros emprendimientos.En el mes de Junio de 1938, los vecinos de este pueblo presentaron una solicitud considerando el honrar la memoria del progresista e incansable empresario que se dio con generosidad a sus semejantes, y lograron aprobar por la Junta Departamental que la calle denominada “Nueva” de la villa por entonces, pasara a llamarse “GUILLERMO GREISING…Por los años del 50, la empresa Greising organizó un gran desfile por las calles de la ciudad con multitud de tractores Fordson color azul, tractores más pequeños marca Ford que venían pintados de color gris que les nombraban “los baquillas”, también camionetas y autos todos cero kilómetros.

Debido al éxito con las ventas de esos productos y en agradecimiento hacia toda la población por el apoyo, hubo un gran acto artístico que contó con la presencia nada menos de un gran artista de esos años el recordado “Antonio Tormo” que tenía éxitos como: “Canción del adiós”, “mis harapos”, “la loca de amor”Otro detalle que nos recordaban funcionarios de la empresa: durante su trabajo en Guillermo Greising S.A., fue tiempo cuando la diosa fortuna como se dice, dejó caer el primer premio de la lotería de fin de año en Nueva Helvecia, más precisamente con un número adquirido por integrantes del directorio de la misma. Recuerdan que ese día se le informó a todo el personal que luego de terminada su jornada laboral, se mantuvieran en sus puestos. En ese momento les fue entregado un sobre conteniendo “Cien Pesos” a cada uno, cifra que para ese tiempo era una verdadera fortuna.

Además habían contratado un lunch que suponemos, nos dijeron los funcionarios lo trajeron desde Montevideo del Emporio de los Sándwiches, porque en la zona por esos tiempos no habían empresas que se dedicaran a ello y además también recordaban que en la licencia que tuvieron luego del acontecimiento les duplicaron el importe de la misma. Realmente gestos que muchas pocas veces se ven y que dicen de la personalidad de bien de los directores.… en una oportunidad nos comentó uno de los tantos funcionarios con que contó la empresa Greising: Exttor Raúl Boné, “allá por el año 1957 más o menos me integré al plantel de empleados de la misma, y a pesar de haber trabajado en otros emprendimientos posteriores, siempre recuerdo aún con nostalgia el amor que sentía por aquella empresa líder en su momento de esta ciudad. Pasan los hombres, las generaciones cambian sus rumbos, los gobiernos se modifican y también le tocó el turno por el año 1990 a nuestra empresa Guillermo Greising S.A., y para el pueblo y las familias que nos formamos a su alrededor trabajando allí, vimos como los hijos de los trabajadores de la empresa se iban haciendo grandes”…Heber Domínguez, los conocidos lo apodan Totín Dominguez, es un empresario reconocido, además con actividad a través de muchos años en su querido Helvético A. Club y una cantidad de instituciones locales, pero una faceta desconocida en él para muchos sin duda debe ser que fue el Taquígrafo de la empresa Guillermo Greising S.A… “me tocó cumplir con esa tarea en un momento de gran auge de la empresa. Recibía órdenes directas de Juan J. Greising que por esa época estaba en la presidencia de la misma. Realizaba la versión taquigráfica de todas las reuniones de la directiva, además cuando venían personas vinculadas con el comercio exterior. Posteriormente de la versión taquigráfica había que hacer el pasaje mediante máquina para confeccionar un memorándum total de las actividades y disposiciones que allí se tomaban. Sin duda fue para mí un verdadero honor que una empresa como Greising confiara en mi trabajo.

La vida posteriormente me llevó por otros caminos y me alejé de esas tareas.…Siempre me contaba Ricardo Foglia cuando él trabajaba en la empresa Greising: “Yo era el encargado de la pequeña oficina que estaba en el taller mecánico y que le decíamos “la jaula” por su forma, tenía su comunicación directa mediante una escalera hacia la otra oficina que estaba ubicada en la agencia de ventas donde se vendían los tractores, camiones, camionetas. Yo llevaba el planillado del movimiento del taller y otra de mis funciones era el de hacer accionar el recordado “Silbato” característico que tenía la empresa para anunciar la entrada y la salida del personal. Pero, un día la población ya no escuchó más ese silbato tradicional de muchísimos años del anuncio de la entrada y salida de todo el personal de Greising. Ya las tarjetas no se marcaron más en esa querida empresa, parte de nosotros. La que supo compartir con todos sus empleados una grande de fin de año, no importó si tenías o no jerarquía dentro de la misma, a todos se les trató con igualdad y generosidad, un hecho que nos marcó a todos y para siempre”…Luis Alberto Öesch Peláez, a quien todos conocemos por “Chongo Öesch”, una de las personas que ha visto pasar la historia del lugar, frente a sus ojos, me contó que en su niñez el trabajó en la sección tienda de la empresa Guillermo Greising como mandadero. “en esos años recuerdo que los encargados eran Albino Helbling y Atilio Taranto. Los compañeros, me acuerdo de Ismael Peña, de Rosario Sacco, Irma Lescano, Nenina Nocetti, Violeta Porley y Titina Vigna”. También me acuerdo que hasta el año 1948, los pobladores de este pueblo conocíamos la entrada viniendo desde la ruta Uno, como “la Radial” y allí estaba la estación de servicio frente al monte del Nirvana que tenía el reclame de Ancap, y había un detalle que resaltaba en el entorno, era su forma de garita antigua, siendo la primera de este tipo ubicada en esta ciudad ya en el año 1934, y el concesionario era la empresa Guillermo Greising; y te digo más, recuerdo hasta el nombre: “Estación Artigas” de Guillermo Greising.…Lucas Gozzi, mecánico del sector agrícola de la empresa Greising. Primeramente, el había trabajado en la agencia Ford de Juan Frey (hijo) y cuando esa empresa dejó de representar la marca, Lucas con otros mecánicos pasaron a Greising que tomó la representación. De allí prácticamente hizo su vida dentro de los talleres Greising.

Su función era concurrir a los campos de los productores que habían adquirido implementos en la empresa y hacer los chequeos correspondientes. Siempre recordaba a sus compañeros, Arturo Vila Naviliat que en los primeros años fue el jefe del taller hasta que se unió en un sociedad junto a Tito Guerra y le arrendaron la estación de servicios a la empresa Greising por el año 1944 donde actualmente está ubicada la misma, con otros dueños frente a la ex zapatería Werner. Además siempre recordaba a Jesús Rodríguez apodado “Bendito”, Wilfredo Colmán, que eran dos compañeros que siempre le acompañaban en sus trabajos de servicio por los campos, a Kilo Nocetti el tornero de la empresa, a Ladislao Tomsic, Albariño, a los vendedores en campaña: Juan Ramón Ramos, Hotencio Barreto, Uribe que tenía domicilio en Ecilda Paullier, y una cantidad más de compañeros de trabajo.

También recordaba siempre los encuentros que realizaban con el personal de otras empresas, formaban equipos de fútbol, en una oportunidad obtuvieron el trofeo que era una biela de tractor con su pistón, luego venía el almuerzo de confraternidad. Cuando llegaban los kits de camionetas que venían sin caja, los enormes cajones donde venían las cosechadoras que luego el personal las ensamblaba. Honestamente, creo que Lucas fue una persona que llevó puesta la camiseta de la empresa Guillermo Greising, hasta el día de su transición.…Charla con Herbert Butkovic: “antes de ingresar a la empresa Onda como conductor, yo trabajaba de camionero recuerdo en un camión Thames Trader del año 58 para la empresa Guillermo Greising. En otro camión igual el chofer era mi gran compañero de Onda posteriormente, Fernando Dietschi. Recuerdo que desde la administración me preparaban todo el itinerario que tenía que efectuar en Montevideo, en los galpones previamente ubicaban mercadería que se llevaba hacia ese mismo destino, por lo tanto el vehículo iba y volvía repleto, con carga casi a full con las exigencias del transporte del peaje. Fueron unos años muy interesantes, yo por esa fecha era muy joven, fíjate que venía a trabajar desde la granja de mis padres que estaba en el barrio “histórico de la Concordia”, la del barrio de Universal y mi escuelita 84”…Hace un tiempo tuve una charla muy interesante sobre la historia de nuestra zona, con el ex funcionario de UTE, Wilson Halter…”Mi padre, Eduardo Halter Stutz que era descendiente de los inmigrantes alemanes que llegaron a esta zona, siempre me comentaba los recuerdos que tenía el de cuando fue niño. Me contaba que venía con mi abuela que era costurera y hacía trabajos en los primeros años de la recordada empresa Guillermo Greising.

Ella con el encargado de la misma hablaban en idioma alemán. Cuando mi papá ya fue un poco más grandecito era el encargado de traer las ropas elaboradas por su mamá, mi abuela, hacia la empresa, y siempre me recordaba de que un día recién habían llegado a las vidrieras de la empresa, los maniquen para la ubicación de las prendas. Mi papá, en la inocencia de niño de entonces, ingresó al local comercial en una época que al hacerlo se decía perdón, buenos días o buenas tardes y todo el mundo te saludaba, y también le dio la mano a uno de los maniquíes que los funcionarios habían ubicado a la entrada del local, lo habían producido realmente como si se tratara de un verdadero ser humano, capaz de confundir a cualquier persona, y más a un niño de muy corta edad como era mi padre en ese tiempo”El título de este trabajo ha querido hacer énfasis en como comenzó esta historia de la querida empresa Neo Helvética: De humilde pulpería llegó casi hasta Universidad, y ¿por que digo esto?

En su interior pasaron más de ciento veinte funcionarios, hoy ya no está en actividad, pero cuando tomaron la decisión de cierre, todo el pueblo notó la falta de la más importante empresa que surgió desde la formación misma de este pueblo, con gente de aquí. Una empresa que supo encontrar la forma para pasar por años de guerra, superó crisis, pero lo más importante para todos quienes tuvimos familiares trabajando allí, que supo formar a una gran cantidad de técnicos, mecánicos, comerciantes, chapistas, vendedores, administrativos, que cuando la empresa cerró ellos estaban capacitados para desempeñarse con sus propios emprendimientos, y por ello le di el rótulo de “Universidad”, allí se enseñó y preparó a una gran generación de neo helvéticos. Por eso gracias, y siempre te recordaremos: GUILLERMO GREISING S.A.

Además, he tratado de confeccionar un listado de personas que en algún momento fueron funcionarios de la empresa Guillermo Greising, en sus distintas secciones, y en tiempo también distinto. Aclaro que pueden haber nombres iguales y que corresponden a personas distintas a las conocidas por ustedes, y como es lógico deben faltar otros, que sería muy interesante los informen para agregarlos como corresponde: Bernardo Aparis, Coco Arroqui, Rubén Albariño, Pablo Armand Ugón, Nelson Acosta, Santiago Aellen, Marcelino Andrade, Exttor Raúl Boné, Omar Batista, Teresa Báez, Hebert Butkovich, Hortencio Barreto, Nelson Barril, Milton Carbajal, Carlos Iparraguirre, Nilo Pérez, Esteban Castro, Sr. Casilagui, Giácomo Zambelli, Sr. Fabut, Arturo Carbajal, Claudina Cantera, Wilfredo Colman, Mirtha Cabrera, Olga Corujo, Teresa Carnebia, Olga Curbelo, Juan Cejas, Andrés Nemer Salum, Conrado Schöpf, Heber Domínguez, Luis Cioli, Batlle Calaguí, Nicolás Cabrera, Omar José Cáceres Sr. Soria, Walter Castro, Pablo Collazo, Delicia Costabel, Rubén Cecilia, Adelio Carbajal, Fernando Cabrera, Pocho Castiglioni, Sr, Casco, Arturo Cuello, Elbio Devega, Ernesto Diringuer, Pedro Damburiano, Fernando Dietschi, Néstor Demaría, Sr.Dalchieli, Carlos Dolara, Alberto Helbling, Sr. Steiner, Ulises Malan, Emilio Malan, Sergio Manzolido, Ronald Manzolido, Guillermo Mackenzie, Enrique Malanot, Remigio Montero, María Isabel Mesa, Nubia Moreira, Nilsa Martínez Delafuente, Sr. Morán, Nelson Moreira, Edelweiss Ricca, Juan Ramón Ramos, Octavio Reynaud Costabel, Alberto Ruel, Cipriano Ruiz Salazar, Héctor Renkel, Feliciano Rodríguez, Jesús Rodríguez, Valerio Rodríguez, Patricio Rodríguez, Néstor Reyes, Bernardo Rodríguez, Oscar Rodríguez, Rosita Rodríguez, Baltasar Rotela, Diego Suárez, J. Pereira, Ramiro Prochet, Néstor Rodríguez, Arturo Rodríguez, Federico Rodríguez, Ruperto Rodríguez,Ulises Peláez, Raúl Peña, Victor Pérez, Gladys Parado, Gloria Pérez, Luis Prieto Reisch, Enrique Piazza, Néstor Pontet, Victorio Pérez, Reinaldo Pontet, Eleodoro Pereira, Mildred Schmidt, Mario Silva, Alfredo Santín, Zully Schmidt, Dante Suárez, Eduardo Schnyder, Raúl Silveira, Sr. Scarenzio, Diego Suárez, Raúl Selve, Sergio Daniel Silveira, Mario Suárez, Sr. Santucho, Carlos Iparraguirre, Alberto Ingold, Federico Irigoy, Luis Fleitas, Nelson Ingold, Jorge Ingold Greising, Sr.Intamohussú, Edgardo Garelo, Néstor Garelo, Martha Gómez, Walter Alles, Juan Sánchez, Gualberto Questa, Nélido Questa, Federico Grosso, Lucas Gozzi, Sr.Gabito, Mirtha García López, Claudina Lopaullier, Carlos Leal, Guillermo Lorca, Esther Lista, Cacho Lima, Arturo Vila Naviliat, Alicia Vila Naviliat, Gilberto Vila Naviliat, Oscar Velázquez, Esteban Valiente, Oscar Wibmer, Alfredo Wisshüssen, Feliciano Werner, José Willebald, Juan Velázquez, Sr.Vera, Angel Jara, Alberto Faget, Ricardo Foglia, Nelson Falero, Sr. Lemes, Peláez de Fleming, Juan Hernández, Ramiro Prochet, Baltazar Rotela, Julio Holzer, Herman Emmer, Edgard Haller, Sr. Méndez, Luis Enrique Häberli, Perla Tavares, Mirtha Tavares, Armin Helbling, Herwin Hodel, Walter Tello, Atilio Taranto, Ladislao Tomsic, Nelly Zanelli, Adelio Zerpa Carbajal, Luis Zanelli, Jorge Körn, Julio Nollenberger, Mario Welinton Nocetti, Haroldo Nocetti, Juan Arnaldo Nocetti, Santiago Orgoroso, Alfonso Olmedo, Washington Uribe, Arnoldo Hausser, Luis Alberto Öesch, Ismael Peña, Rosario Sacco, Irma Lescano, Nenina Nocetti, Violeta Porley, Titina Vigna, Sr. Brito, Mercedes Olase, Juan Marti, Roberto Troche, Diver Garbarino, Roberto Méndez, Néstor Würth, Alejo Karlen, Miriam Ramos, Irise Silva, Graciela Sanabria, Nene Lescano, Silca Fontes, Oscar Mendez, Martín Rodríguez, Gladys Carbajal, Alberto Ingold, Fredy García López, Elmer Zimmer, Ricardo Zimmer, Nelda Reyes, Martha Elvira, Torres de Arrieri, Pedro García, Herbert Hugo, Edgardo Farkas, Teresa Izaselaya, Susana Acuña, Raúl Zabala, Marlene Peláez, Esther Torres, Guillermo Lorca, Alba Domínguez, Ernesto Selve, Walter Uribe, Esther Reyes, Rosemary Hodel, Elizabeth Fischer, Pedro Feliciano Olase, Martha Karlen, Luisa Barco, Carlos Fernández, Vicente Helbling, Pascual Dearmas, Homero José Brito Odriozola, Rufino Escalada, Raúl Martínez, Ramón Cáceres, Mario Gastrolmende, Ruben Stemphelet, Carlos Olivera, María Elena Hahn, Sergio Arrieri, Rubén Leal, Eduardo Peláez, Eduardo Gómez, Walter Vela, Daisy Mesner, Orosmán García, Shirley Guerrero, Sergio Fostel, Alfredo Méndez, Norberto Guerra.

Realización: Miguel Cabrera Arriaga

Más fotos e información Port Ratsel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *